lunes, 22 de diciembre de 2008

Finde rural en familia

Nuestra “tercera generación” comiendo. Falta otro que acaba de nacer.

He estado dudando si contar o no lo que sigue –por aquello de ser más personal-, pero al final me ha decidido la sonrisa que sale inevitable cuando veo la foto de mis sobrinos (espero que no les importe “verse” en este blog) y confirmar que sigue habiendo vida detrás de la “crisis”. Además, viene al caso en estos tiempos de pre Navidad.

Somos varios hermanos –algunos ya casados y con hijos- y mis padres siempre buscan excusas para reunirnos y lograr que, a pesar de la ajetreada vida de cada uno, encontremos unos espacios de tiempo para estar juntos.
Así que el pasado “finde” alquilaron una casa rural en la provincia de Castellón y allí nos fuimos todos. Superado el pequeño inconveniente de hacer maletas –cuesta un poco cuando uno termina la semana agotado y tiene además gente pequeña-, los resultados han sido inmejorables.

¿Y qué hemos hecho dos días en una casa perdida en medio del campo? Pues pocas cosas (a veces pensamos que hay que hacer muchas para sentirnos satisfechos): dos excursiones por los alrededores, una chuletada, una paella familiar, recuperar horas de sueño (en honor a la verdad, gracias al madrugón de un cuñado que se llevó a los niños por el campo para que los demás prolongáramos la noche), Misa de domingo en el pueblo cercano… Y sobre todo hablar: ponernos al día de las pequeñas incidencias de nuestra vida personal y profesional y ¡jugar al asesino!; hace tiempo que no nos reíamos tanto, y la risa es una terapia increíble para liberar tensiones y descubrirnos entre nosotros.

En fin, pues eso os puedo contar por si alguien se anima a repetir la experiencia. Nosotros desde luego hemos pedido por favor a los “abuelos” ¡volver el año próximo!


Elisa

2 comentarios:

Ana dijo...

Qué plan tan chulo...Yo no tengo una familia tan numerosa, pero reconozco que ganas no faltan!.
La verdad es que a veces uno puede desfrutar con bien poco... Gracias por contarlo!

Anónimo dijo...

ja, ja ja...
nos reimos bastante. feliz Navidad!

santi