lunes, 19 de octubre de 2009

La realidad de los jóvenes hoy

Hace un par de semanas, a eso de las 22.30 h, ví un documental de Antena 3 sobre los valores y actitudes de los jóvenes. Temas a tratar: la cirugía estética, los estudios, las compras, las salidas nocturnas, la religión, el consumo de sustancias adictivas, los tatuajes y el gusto por la música: un auténtico cóctel molotov. De todo lo que se dijo en el programa, destacaría la frase de una chica joven: "no se nos puede generalizar, no somos todos iguales". Y es cierto, me sorprendió ver cómo en algunos temas contrastaban casos que podían llegar a rozar casi el binomio blanco-negro.
Comencé a ver el documental con un poco de retraso, así que lo primero que vi fue una chica bastante guapa de compras con su madre. Ella se sentía acomplejada por su poco pecho (no, no era plana: era una chica normalísima, con las curvas donde hay que tenerlas, ni más ni menos). Según ella, no podía comprarse casi nada porque todo le hacía sentirse mal con su cuerpo: si es holgada la camisa, porque tiene poco pecho; si es ajustada, no la llena lo suficiente. Y su historia en los probadores terminaba con una sentencia: "mamá, cuando me opere, me compraré todo eso", señalando toda la ropa de la tienda. La madre le abrazaba con la alegría de quien está terminando de atravesar el abismo del sufrimiento, ya paladeando las delicias de la felicidad.

La siguiente imagen: una monja de 23 años. La periodista, con clara intencionalidad, abre el armario y se sorprende porque ve que la monja no tiene casi ropa. Claro, es monja. Y manifestando su sorpresa le pregunta si es que nunca le ha gustado la ropa, o coquetear con chicos, sentirse guapa... La monja contesta que por supuesto, pero ahora tiene el corazón ocupado en alguien que le sacia todavía más que todo eso, y por lo tanto no necesita más.

Después, aparece una chica que se operó el pecho, y señala cómo nota la diferencia en cómo le miran ahora los hombres. Le encanta, aunque describe su mirada como bobalicona e instintiva. Por supuesto, su armario es unas 20 veces mayor que el de la monja. Y todo lleno de ropa bien ajustada. Más adelante descubriremos que tiene unos 5 tatuajes en el cuerpo, para que no se diga que le ha tocado un bisturí en la vida.

Más adelante, formando parte del apartado "religión, salidas nocturnas y embarazos no deseados", vemos a un grupo de "kikos" (Camino Neocatecumenal) cantando en Misa. Entrevistan a la chica que tocaba la guitarra, quien defiende que no es tan difícil conservar la virginidad hasta el matrimonio. No, la chica no es ni fea ni monja. Es guapa, elegante y además canta de maravilla. Después sacan una imagen de cómo ella y sus amigos pasan una noche de fiesta y nada les diferencia de los demás jóvenes, ni en el físico ni en la manera de vestir, y tampoco en la manera de divertirse.
Después, sale una chica que con 18 años se quedó embarazada y decidió seguir adelante. La madre comenta que, cuando supo que la hija había decidido no abortar, a ella le entró un escalofrío al pensar que su niña iba a tener muchas responsabilidades de ahora en adelante. Después sacan al novio de la joven, que también quiso participar de su paternidad, y comenta que el paso de ser un joven más a ser padre, implica mucha responsabilidad y madurar más rápido.
Al hilo de esta historia, quiero comentar que me llama mucho la atención la actitud que tienen las madres en este documental: están tan cegadas por satisfacer a sus hijas/os al máximo, que pierden el norte y la diferencia entre lo que SÍ o NO es adecuado para sus hijas. Deprimirse por tener poco pecho no es normal, pero para solucionarlo no hay que acudir a la cirugía, sino al psicólogo, pues conviene orientar a esa persona en que la felicidad no se compra con el dinero y la estética; explicarle que hay problemas de verdadera importancia, y que ese es el más absurdo y ridículo. Como dice el refrán: "quien no tiene problemas, se los inventa". Otra madre que también sorprende es la que se agobia porque su hija no va a abortar. Primero: "chapeau" por la hija, que decide libremente y se enfrenta a la realidad. Segundo, y se lo digo a la madre: ¿no sería mucho peor para tu hija extirparle y matar a su hijo, dejarle una secuela mental por ese acto aberrador?.

Volviendo al documental, seguimos viendo -a modo de flashback- unos jóvenes de botellón, otros declarando que no han nacido para estudiar o trabajar, otros con la cachimba… Y, al mismo nivel, unos deportistas de élite haciendo mil y una acrobacias. Como decía al principio, no se nos puede meter a todos en el mismo saco, cerrarlo y escribir: he aquí los jóvenes, sin enfocar ni valorar, ni poner un punto de referencia para ellos mismos o sus padres.
Este tipo de programas podrían resultar muy interesantes si, además de mostrar realidades dispares, orientaran al espectador sobre modelos positivos a seguir, animando a evitar las conductas extremas y/o destructivas. En este sentido resulta muy interesante la iniciativa del “Congreso de jóvenes con valores: Lo que de verdad importa” que en estos últimos años viene recorriendo las capitales españolas: http://www.loquedeverdadimporta.com/, y que el próximo 5 de noviembre tendrá lugar en Valencia.
Marta

jueves, 8 de octubre de 2009

No miremos al lado contrario

Este comentario acerca del proyecto de ley de liberalización del aborto no pretende presentar ideas nuevas. Ya se han expuesto todos los argumentos tanto a favor como en contra de este proyecto, en los distintos foros de discusión y medios de comunicación. Aspiro, sin embargo, a compartir algunos puntos de reflexión.
En los años 90 vivimos, en directo a través de la televisión, varias guerras. Como las retransmitían a través de la pequeña pantalla, teníamos esa sensación de distancia que, en ocasiones, nos impide situarnos en el lugar de la acción, como si fuéramos un personaje más de la escena. Recuerdo vivamente un telediario de la noche, en el que la reportera transmitía su crónica, creo que desde Macedonia, y describía el éxodo de cientos de refugiados en unas condiciones pésimas, con imágenes en directo detrás de la periodista. En mi casa estábamos pendientes de cenar, como, imagino, en otras muchas, y ese paso de fronteras abarrotado de gente con la casa a cuestas, cargando con niños y ancianos, nada tenía que ver con mi situación personal. Al cabo de unos minutos, la periodista no pudo con lo que estaba viviendo, su voz se entrecortó por las lágrimas ante el sufrimiento de tantas personas, llamando la atención de los que desde lejos lo observábamos. Entendí que no podía cerrar los ojos ante el horror que se desarrollaba en 'mi misma Europa', que no me podía callar o mirar hacia el lado contrario, como si nada estuviera sucediendo.

La liberalización del aborto me produce similares reacciones, que no debo callar. Tradicionalmente, la justicia ha defendido los bienes de la sociedad: las propiedades, la integridad física de las personas, la propiedad intelectual, los animales... Hasta la fecha, el embrión o feto no nacido también tenía derecho a ser protegido por ley. Esta protección implicaba dos consideraciones; por una parte, que aquel que dañara o matara al no nacido cometía un delito, que conllevaba un castigo, y, por otra parte, que, al ser el producto de la gestación un bien protegido por la ley, aquellas mujeres que tuvieran dificultades durante el embarazo podían recurrir a la ayuda del Estado.
Con la nueva normativa, va a ser difícil exigir a las instituciones públicas a que destinen presupuestos para estas ayudas, sin las que muchas gestaciones con problemas sociales de todo tipo (inmigrantes, mujeres mal tratadas...) no podrán ver y criar a sus hijos. Máxime, en tiempos de crisis, cuando 'hacer abortar' a una mujer es más barato que ofrecerle una ayuda pública. Pero no nos engañemos pensando que sólo las mujeres con menos recursos materiales o menor educación están en riesgo de renunciar a sus hijos para mantener su trabajo, su pareja... También las mujeres con niveles educativos superiores se encontrarán con problemas a la hora de compatibilizar su vida laboral y familiar, cuando tengan ofertas de trabajo que 'excluyan' el quedarse embarazadas.

Con respecto a la desaparición del delito de aborto de nuestro Código Penal es necesario recordar que se sigue matando a un ser humano cada vez que «se interrumpe un embarazo», aunque la ley española no lo castigue. Y matar a un ser humano, aunque sea muy pequeñito, de apenas un milímetro o menos, es algo esencialmente malo. Por mucho que se modifiquen las leyes o las palabras y definiciones, abortar seguirá siendo algo malo. Y yo no me voy a callar.

Belén Merck
Doctora en Medicina, Cirujano General y del Aparato Digestivo

viernes, 18 de septiembre de 2009

Anticonceptivos y cambio climático en los países pobres

Hoy publica la prensa que la revista médica “The Lancet” afirma lo siguiente: “los países en vías de desarrollo, que son los menos responsables de las emisiones que calientan el planeta, son en cambio quienes más sufrirán el impacto en la salud de esta alteración del clima. El rápido crecimiento de población en esos lugares aumenta aún más su vulnerabilidad”. Por lo tanto –señalan-, si se puede controlar la demografía, además de mejorar la salud se reducirá la presión que el exceso poblacional ejerce sobre el medio ambiente y, en consecuencia, se estará luchando contra el cambio climático. Para ello, proponen la utilización de los anticonceptivos como método necesario y urgente.
Como resulta complejo rebatir a los “expertos”, muchos nos creemos que la manera de ayudar a los países en vías de desarrollo es trasladándoles nuestro propio modelo; y como nos parece que estos países no logran hacerlo por sí mismos, nosotros debemos ocuparnos por ellos. No nos engañemos: lo que nos importa, no es lo que les suceda o pueda seguir sucediéndoles a ellos, sino lo que nos ocurra a nosotros. Como siempre, tan filantrópicos…
Trabajo en una ONG y me gustaría arrojar algo de luz sobre el “tópico” de considerar el aumento de la población como causa del subdesarrollo. Es más, en los países donde verdaderamente hay signos de crisis por la drástica disminución de la natalidad es en los países desarrollados. Parece mentira que queramos dar lecciones sobre este tema, cuando nuestras políticas de planificación familiar y “salud reproductiva” nos están dando tantísimos problemas. Analicemos más bien qué nos ocurre a nosotros, antes de transportar el mismo problema a los países en vías de desarrollo.
Si abordamos el tema desde el punto de vista económico, no se puede ocultar que la disminución de los nacimientos en muchos países -a veces por debajo del llamado « índice de reemplazo generacional »- trae consigo innumerables problemas: pone en crisis a los sistemas de asistencia social, aumenta los costes, merma la reserva del ahorro y, consiguientemente, los recursos financieros necesarios para las inversiones, reduce la disponibilidad de trabajadores cualificados y disminuye la reserva de « cerebros » a los que recurrir para las necesidades de la nación. Además, las familias pequeñas, o muy pequeñas a veces, corren el riesgo de empobrecer las relaciones sociales y de no asegurar formas eficaces de solidaridad. Son situaciones que presentan síntomas de escasa confianza en el futuro y de fatiga moral. Y esto es un problema crucial patente para las sociedades del bienestar.
Pero además, desde una perspectiva humana y social, no se tiene en cuenta la centralidad del matrimonio y la familia en la configuración de sociedades sanas, ni se habla de una adecuada educación sexual entre la población –empezando por los jóvenes-. La sexualidad no puede reducirse a un mero hecho hedonista y lúdico, ni la educación sexual se puede limitar a una instrucción técnica, con la única preocupación de proteger a los interesados de eventuales contagios o del « riesgo » de procrear. Esto equivaldría a empobrecer y descuidar el significado profundo de la sexualidad, que debe ser en cambio reconocido y asumido con responsabilidad por la persona y la comunidad. En ambos casos se trata de concepciones y políticas materialistas, en las que las personas acaban padeciendo diversas formas de violencia. Con este modo de proceder se anula la competencia primordial que en este campo tienen las familias respecto del Estado y sus políticas restrictivas, así como una adecuada educación de los padres. Es una pena no descubrir que una apertura moralmente responsable a la vida es una riqueza social y económica. Y desde ahí, preocuparnos por el cambio climático (no al revés), pues aunque el clima es esencial en la vida del hombre, éste no puede destruirse a sí mismo pensando en salvar el clima. Hemos de buscar otras soluciones (que existen!) sin simplificaciones demagógicas debidas a intereses económicos. Sé que este es un tema complejo para abordar en un post, pero quería lanzar simplemente algunos puntos de reflexión.

Elisa

jueves, 10 de septiembre de 2009

Los libros no son sólo para el verano

La mayoría acabamos de regresar de nuestras vacaciones y seguro hemos devorado algún que otro libro. Quiero traer el tema de la lectura al blog porque siempre –no sólo en vacaciones- vale la pena tener entre manos uno o dos buenos títulos. En mi caso los dejo en la mesita de noche y así son un reclamo para robar algún rato libre al tiempo.
Existe un círculo inevitable entre leer-escribir-pensar. ¿Sabéis que España somos el 5º país de la Unión Europea en producción de libros?. Pues al mismo tiempo somos el último en hábitos lectores: el 50% de los españoles leemos sólo 1 libro al año. Así se comprende que pensemos, en general, con una “calidad” tan baja; es decir, no pensamos y así nos luce el pelo.
Leer de manera habitual no sólo mejora la propia cultura personal sino que ayuda a ampliar conocimientos, encontrar respuestas a las cuestiones importantes, enriquece el vocabulario, facilita la amistad, ayuda a mantener el interés de muchas conversaciones, ofrece respuestas… y en definitiva –siempre que elijamos bien- es indudablemente una auto-recompensa.

Os quiero hablar de uno de mis libros del verano: El sari Rojo. El protagonismo de la novela lo comparten tres figuras –dos de ellas mujeres- unidas por una nota común: su inicial despego de la política, en contraposición con la conciencia de no poder escapar a ella. Tal es el peso de la familia Nehru y del apellido Gandhi entre el pueblo indio (recordemos que Indira no era pariente del Mahatma sino hija de Nehru, pero modificó levemente el apellido de su esposo en honor a aquel).
El autor –Javier Moro- alterna las vicisitudes políticas de la India desde mediados del siglo XX a la actualidad, con la descripción del ambiente familiar en casa de los Gandhi. También destaca el esfuerzo de toda la saga familiar por conservar la unidad de este multicultural país por encima de los enfrentamientos étnicos y religiosos, así como por lograr la modernización de la India y la erradicación de la pobreza. Moro ha hecho un importante esfuerzo de documentación histórico-ambiental, intercalando testimonios y diálogos interesantes que dan agilidad y frescura al texto, aunque indudablemente no deje de tener un matiz de “historia novelada”.

Haciendo honor al título de nuestro blog, quiero recomendaros la lectura de la vida de estas dos mujeres -Indira y Sonia Gandi- que me ha dejado perpleja. Ya me diréis qué os parece!.
Elisa

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Septiembre dulce


Miércoles 2 de septiembre, 10:00 de la mañana, un días más de un mes especial, cargado de optimismo y de ilusión, que nos impele a volver a empezar con ánimos renovados.

¿Cuántas veces al levantar la mirada puedes sentirte como si salieras del mar y te dieras cuenta de que la marea te ha alejado de tu toalla? La toalla pueden ser nuestros planes vitales, las decisiones tomadas, las metas anheladas; la marea, los obstáculos a nuestros planes, las concesiones permitidas que nos alejan de nuestros planes. Lo normal es volver a la toalla, pese a que redirigirnos hacia ella y caminar suponga esfuerzo. Sin embargo, en el día a día nos permitimos la licencia de quedarnos en toalla ajena, esto es, conformarnos con unos planes que no eran los deseados porque un esfuerzo se nos antoja desmesurado.

Organizando la vuelta al trabajo, me enfrento a batallas perseguidas y muchas veces perdidas, pero cuento con total seguridad con nuevas oportunidades. Este motivador inicio de septiembre no me lo planteo como el todo o nada, lo comienzo con ganas e ilusión, y si la marea me aleja de mi toalla sé que cualquier mes, día, hora, e incluso minuto es el momento perfecto para volver a comenzar y recomenzar. Retomar los proyectos soñados, los estudios paralizados, llegar con puntualidad al trabajo, llevar una vida saludable, acabar de leer esa novela que soporta el polvo de varias semanas, o tantas otras toallas abandonadas.

Quizá sea bueno pararse un instante cada día y alzar la mirada sobre el ajetreo diario y buscar la línea recta hacia nuestros objetivos, ilusiones y sueños, porque sólo si se sabe lo que se quiere es posible llegar a ello.

Cada día nos levantamos, duchamos, trabajamos o estudiamos, comemos, ………… ¿por qué no renovarse cada día, recomenzar cada día en las pequeñas o grandes batallas? SIEMPRE ES BUEN MOMENTO PARA VOLVER A EMPEZAR, ¿de verdad prefieres esperar al próximo lunes?

Como dice un buen amigo “No hay batallas perdidas, sino pequeñas etapas. Se pueden perder etapas, pero si se lucha, no la batalla.”

Mª Ángeles

viernes, 28 de agosto de 2009

Mujer en cueros vende chaise longue

En la entrada de Muebles La Fábrica, un cartel saluda a los clientes: dos señoritas enseñando cacha bajo el eslogan “sin censura, bajamos los precios”. No veo la relación entre el cuerpo desnudo de una mujer y la venta de muebles, como tampoco creo que éste potencie las ventas de cómodas o chaise longues. Pero en la empresa ésta son muy modernos, o así se lo explicaron a mi madre, que tras ver el cartelito de marras, les llamó indignada.

Madre: Mire, soy una clienta suya, y después de ver el cartel con dos mujeres desnudas he decidido no comprar en su tienda porque creo que con ese tipo de publicidad atentan contra la dignidad de la mujer. (Aún quedan personas valientes y con recursos, y mi mami es una de ellas, ole!).

Recepcionista: (Risas) Le paso con el departamento de marketing porque me parece muy fuerte lo que me está contando.

--- bla bla bla ---

Señorita marketiniana: Somos una empresa con mucha gente joven y nos parece que el cartel ofrece una imagen fresca para los jóvenes de hoy en día (sic).

La conversación acabó así, madre y publicista versando sobre el tema sin llegar a ningún acuerdo. Una, preguntándole qué diantres tenían que ver dos mujeres en cueros con sus muebles, la otra, alabando la modernez de estos tiempos frescos que corren en los que hay cabida para todos. Una conversación de besugos, vaya.

El cartel sigue colgado en la fachada y en varios puntos de Valencia. Pero no son los únicos trasnochados que venden carne fémina a cambio de (¿qué?). Una tienda de vaqueros de Boulevard Austria (Don Juan de Austria, Valencia) expone carteles por todas partes que muestran a una pobre chica bajándose los pantalones y dejando ver sus posaderas al completo. Su consigna, oigan, es como de premio Nobel: “¡Nos bajamos los pantalones! Todos los vaqueros a mitad de precio”.

No es que sea grosero, indecente e inmoral. No es que se nos trate, a hombres y mujeres, como bestias pardas a las que hay que moverles mediante el instinto animal. No es que se pasen por el arco del triunfo la dignidad de la mujer y el respeto al cuerpo. No. Es que además es cansino, típico, probablemente ya un lugar común, cero imaginativo y carente de buen gusto.

Decía Einstein que las crisis son buenas en cuanto que potencian la creatividad. Y los hay que aprovechan el momento, doy fe. Pero siguen quedando los que a voz desesperada venden lo que sea con tal de rascar unos eurillos. Chicas, no les demos pie, y, la que pueda o quiera, llame a la señorita marketiniana. Quizás, con más llamadas, se den cuenta de que mi madre no es la única mujer que piensa.

Lucía

martes, 4 de agosto de 2009

Frente a la evidencia del amor, me quedo sin palabras

Este viernes 31 de julio de 2009 he vivido uno de los momentos más felices y hermosos de mi vida; y es que el amor sin condiciones -aunque algunos se empeñan en ocultarlo- existe, y hace que la vida merezca la pena.

La providencia quiso que sus vidas se cruzaran, y a partir de ahí de ellos ha dependido. Como cualquier pareja se han ido conociendo y compartiendo sentimientos, ilusiones, miedos, alegrías y todo aquello que afecta al alma, y día a día han ido creciendo juntos. Han sido testigos y actores de cómo unos frágiles sentimientos han tomado forma, y de la mano de la voluntad se han convertido en una bella empresa, fundamentada en su compromiso ante Dios y ante toda su familia y amigos, que les quieren y desean la mayor felicidad en la vida de entrega por amor. ¿Acaso hay algo mejor en lo que invertir la vida?.
Una gran amiga me recordaba una frase que dice: en la vida hay tres tipos de personas, las que esperan que pase, las que ven cómo pasa y las que hacen que pase. Los protagonistas de mi historia son del tercer tipo de personas, de las que arriesgan y hacen que las cosas pasen, y así se adentran ilusionados a una vida sorprendente, llena de luchas, con alguna derrota pero con grandes victorias; y sobre todo -si hay verdadero amor y voluntad-, a una vida plena y feliz, o como yo lo veo, al privilegio de degustar en la tierra un trocito de cielo (permitidme tal cursilada).
Para todos aquellos que no creen en el amor, decirles que ánimo!, existe y se encuentra si se está dispuesto a amar, a olvidarse de uno mismo y entregarse de verdad; y a quién ya lo encontró darle la enhorabuena, y decirle que lo cuide y lo mime con todo su corazón y voluntad. Gracias y felicidades a todos los que arriesgáis por la empresa del amor, porque encendéis una llamita de luz en este mundo que se empeña en sospechar del amor. Y un agradecimiento especial a mi hermana y cuñado (sí, mi hermana es la de la foto!), por hacerme sentir parte importante en un día tan especial. Felicidades!!.

jueves, 30 de julio de 2009

¡Por fin vacaciones!


Hace unos días una lectora de nuestro blog pedía en el comentario a un post propuestas de planes para estas vacaciones. Ojeando varias revistas de temporada y algún que otro programa televisivo –apenas veo TV- compruebo la impresionante oferta de viajes, hoteles, cruceros, etc que se nos ofrecen con un objetivo común: descansar.

Aunque a estas alturas casi todas tenemos claro “qué vamos a hacer”, ahí van algunas sugerencias por si resultan útiles para alguien, por aquello de haberlas disfrutado en distintas ocasiones:

1. Busca un lugar tranquilo -alejado del bullicio diario- donde distanciarte un poco con tus personas queridas: marido-hijos, amigas… La tranquilidad no siempre se encuentra en lugares demasiado turísticos (hoteles, cruceros, apartamentos 1ª línea de playa…), sino quizás en una casa próxima al mar pero alejada de la multitud, un pueblecito de campo o montaña… eso sí, ¡que no haga demasiado calor!

2. Procura llevar una vida sana: dormir más de lo habitual, comer cosas frescas y apetecibles (dedica a la comida algo más de esmero del que os permite una jornada laboral intensa) y practica un deporte que te descanse a una buena hora: andar, jugar al padel, tenis, footing… ¡Verás cómo físicamente mejoras por días!

3. Proponte realizar estas actividades cotidianas con tus personas queridas, aprovechando los ratos de conversación que ofrecen, sobre todo en las sobremesas, paseando tranquilamente, etc. Escucha a tu marido, a tus hijos y haz el esfuerzo de comunicarte. Si estás casada, busca pasar algunos momentos de especial intimidad con tu marido: escaparos solos –si podéis- a cenar a algún lugar bonito al menos un par de veces para charlar con calma y disfrutar juntos.

4. Busca algún espacio en el día para relajar tu espíritu y dirigirte a Dios. Las primeras y últimas horas del día, especialmente si estás rodeada de naturaleza, te ayudarán a ensanchar el alma. Verás cómo tu vida se reorienta hacia las cosas importantes y encuentras un sentido nuevo para todo lo que te ocurre, incluidas las dificultades. Es posible que descubras rumbos que rectificar o actitudes que mejorar. Todo con mucha paz y tranquilidad, pues contarás con Su ayuda.

5. Muéstrate afectuosa procurando sorprender o tener pequeños detalles con esas personas con las que estás conviviendo. Comprobarás el efecto positivo que producen sobre ellos, pero también sobre ti misma.

6. Practica algún hobbie de esos que te es casi imposible disfrutar durante el año: alguna novela de tu gusto (no olvides elegirla bien antes de salir!), una excursión o salida cultural próxima al lugar de descanso, jugar a algo que os divierta…

En fin, como veis creo que descansar no es tan caro o difícil… ¡Que tengáis unas felices vacaciones!

Elisa

jueves, 23 de julio de 2009

A ras del cielo



Existe una creencia generalizada de que sólo los aristócratas o las infantas de bien pueden adornar sus cabezas con un tocado. Pero la vida, costumbres y tendencias evolucionan, y diademas, tiaras, sombreros y bombines ya no son patrimonio exclusivo de la Duquesa de Alba. Es más, ni siquiera hace falta un casamiento o fiesta de modé para atreverse a lucir uno.

Todo esto viene porque he lanzado una mini colección de tocados, cintas y diademas después de cientos de bodas, guateques y saraos confeccionándome mis propios complementos. Llevan nombre de novias, amigas que ya se casaron, otras que no, actrices, hermanas, personajes de cuento… todas tienen su propio tocado con el que han conquistado su final.

Los hay hippies, sesenteros, años 20, vintage, sofisticados… y se pueden personalizar a gusto del cliente. ¿A qué esperáis para adquirir el vuestro? Podéis hacer los pedidos por mail. Los precios, más que asequibles: desde los 10 hasta los 35 euros. Podéis pedir el catálogo aquí o bien pedir vuestro propio tocado personalizado.

Un poco de attitude, y… voilà! Un tocado puede arreglarte el look para ir al trabajo, una cita inesperada o hacer la compra en la tienda de la esquina. Y la cabeza… ¡bien alta!

Lucía

jueves, 16 de julio de 2009

Mito de la media Naranja


¿Os habéis preguntado alguna vez de dónde procede la expresión "media naranja"? Pues procede de un antiguo mito griego que dice que en un principio los humanos teníamos dos cabezas, cuatro brazos, cuatro piernas, dos sexos, en fin, el doble de todo. Éramos tan poderosos que los mismos dioses del Olimpo, los cuales nos habían creado, comenzaron a tener miedo de nosotros. Entonces tomaron la decisión de partirnos por la mitad para que no supusiéramos una amenaza para ellos. Cuenta la mitología que desde entonces pasamos la vida desde que nacemos buscando la otra mitad que nos falta hasta que la encontramos y nos sentimos completos.

Es realmente curioso, teniendo en cuenta que uno de nuestros grandes objetivos en la vida es encontrar a esa persona que nos completa, nuestra "media naranja". Pero esto es un tópico y tarde o temprano se descubre que la otra mitad no es lisa, sino que tiene asperezas. Sin embargo, sí es complementaria y fruto de los roces, el esfuerzo y el empeño de los dos, se adaptarán y se harán dos superficies únicas complementarias, dos mitades perfectas.

Hay una frase que me gusta que dice que no somos los que decidimos que el amor comience, pero sí que se mantenga y dure. Un proceso que exige de todo menos inactividad. Por eso el mito de la media naranja es un engaño peligroso si nos lleva a pensar que existe alguien que va a encajar perfectamente con nuestro modo de ser, actuar y sentir, como si la vida fuera algo inmutable e inmóvil.

Encuentran la felicidad quienes consiguen mantener su amor hasta blindarlo, con todo el esfuerzo que eso supone.

Majo

lunes, 13 de julio de 2009

Vacuna veraniega contra el estrés

Eventos, crisis, comidas, viajes inesperados, un jefe que chilla, ropa amontonada, desengaños, artículos de última hora y cierres hasta la madrugada… la vida nos asalta con mil historias y al final una se ve cual caballo de carreras, sorteando obstáculos, con listas interminables de cosas por hacer, con la frustración del que no llega a nada.

Dicen que es el mal de esta nueva era. Estrés. Un nombre clínico para el caos de vida que llevamos. Porque quizás nombrando las cosas, nombramos también nuestro lío particular, lo ponemos en su sitio. Y así, nos vamos acoplando al día a día, abusando la palabra médica por consejo del doctor Wilkipedia.

Leo a Covadonga O’Shea, que en un certero artículo cuenta lo siguiente: “Hace años el famoso Doctor Martín Ramírez planteaba en California la solución al estrés con una afirmación sorprendente: la cualidad más importante para combatir el estrés es la generosidad.” Me recuerda a otra frase que leí en un libro: “Aguantemos por amor –que no es aguantar- el peso del día y del calor”.

Aguantar por amor, ser generosos… y esto, ¿por qué no nos lo dicen en los libros de autoayuda y en las recetas huecas de folletín? Los jefes seguirán berreando y los cierres se prolongarán hasta las tantas, pero si se afronta con la voluntad de darse la cosa cambia bastante. Y además, qué narices, la vida también da descansos y de repente llegan las vacaciones, con la piscina, y el mar…

Propongo un sprint final para los que aún estamos trabajando en verano: sonreír más y mirarnos menos. Seguiremos agobiados, pero… quizás, más felices. Y con un poco de suerte, eliminaremos un poco de estrés.

Hasta la próxima, que si mi caos de vida lo permite, será en breve!

Lucía

martes, 16 de junio de 2009

De vuelta

Después de más de dos meses sin escribir ni una sola línea, vuelvo otra vez. Y es que la vida nos lleva a veces por senderos inesperados y nos encontramos con que no se puede planificar la existencia conforme a nuestros planes. El caso es que aquí estoy, con ánimo renovado y muchas ganas de escribir asiduamente en este blog que nació hace tan poquito y en el que hemos puesto tantas ilusiones.

Y empecemos con aniversarios y buenas noticias que nos alegren el día, que a muchos nos hace falta. El blog milcaprichos, una delicia de espacio en el que su autora, Kitty, habla con desparpajo y un toque de humanidad sobre la moda y -sobre todo- la cosmética, cumple un año y para celebrarlo sortea un lote de productos de L'Oreal.

Sólo tenéis que contestar a dos preguntas. ¿A qué esperáis? Chicas, el mundo, si una está guapa, se ve de otra manera.

Lucía

miércoles, 3 de junio de 2009

Plataforma contra el aborto

No es que queramos centrarnos en este tema en del blog, pero nos encontramos en plena "batalla" contra el aborto en España y todo lo que podamos hacer para frenar las nuevas leyes, sea bienvenido.

El diario "El País" acaba de publicar una encuesta por la que dos tercios de los españoles se oponen a que las niñas de 16 años aborten sin el permiso de sus padres. Aunque el problema es más profundo y no una cuestión de edades o permisos, interesa dar la batalla desde todos los puntos de vista.

Me han enviado la dirección de una plataforma-web creada por varias mujeres periodistas que recoge un manifiesto de gran interés -a mi modo de ver- sobre lo que significa la vida y el aborto para las mujeres; sobre un nuevo feminismo en el que reivindicamos nuestros derechos, reclamando las ayudas del Estado e instituciones. Puedes "Firmar el manifiesto" donde se señala.

http://www.mujerescontraelaborto.com/

Ayer alguien animaba a no basar la defensa de la vida en las convicciones religiosas. Este manifiesto es una respuesta y una prueba de cómo la vida se defiende sóla, desde los derechos de la mujer y los derechos del niño. También se interpela al Estado y a la sociedad a proteger a todos. Es falso plantear el debate al revés, desprotegiendo a ambos y manifestando que promulgamos leyes "progresistas", cuando es evidente el retroceso que esto supone en cualquier sociedad democrática que presuntamente defienda los derechos humanos.

Elisa

lunes, 25 de mayo de 2009

Cuento para mayores (sin receta)

Catalina está un poco embarazada, casi nada en realidad. Su embarazo es tan pequeñito que casi no es embarazo. En un embarazo a lápiz, en papel borrador, que se va como ha venido. Además tampoco lo sabe seguro, porque la cosa fue ayer mismo. Catalina tiene 15 años y va a la farmacia con frecuencia. Antes compraba regaliz y clerasil para los granos. Hoy comprará un antiácido, que no necesita receta, porque la lógica ansiedad del evento le ha generado un poquito de hiperclorhidria, y pedirá también un antibiótico para el flemón. El flemón es casi tan pequeño como su embarazo, pero para ése sí que lleva una receta que le dio el dentista. Luego pedirá la píldora “porsiacaso” —así la llama su amiga Loli—, que vale 20 euros (Loli no, la píldora). Loli vale mucho más, porque su padre tiene pasta por un tubo y ha comprado varias píldoras (su padre no, Loli) para no tener que ir a la farmacia después de estar con Manolo. Catalina supone que “porsiacaso” no es el nombre auténtico del medicamento, pero Nieves, que es una farmacéutica superguay, se lo aclarará. Catalina está nerviosa pero contenta. Gracias a la nueva píldora será más libre cuando esté con su primo Borja. Además le han explicado en el cole que mientras el embrión no anide te lo puedes quitar, porque es como si no existiera. Y la anidación sólo ocurre unos días más tarde.Cuando la profe lo dijo en clase, Richi, que es un bocazas medio tonto, contestó: “Eso es como decir que hasta que el niño no esté en la cuna no es niño y te lo puedes cepillar”. Catalina se mosqueó y dijo que “no es lo mismo Richi, qué bruto eres”; pero todos se rieron porque ya sabían lo de ella y Borja.

Catalina llega a la farmacia, pero como hay una vieja (lo menos tiene 40 años) comprando, pide primero el almax para la acidez y el augmentine que le ha recetado el dentista. La farmacéutica se lo trae todo y le pregunta: “¿quieres algo más, guapa?”.Como la vieja no se acaba de ir, Catalina aprovecha para pesarse y comprobar que los tres helados que se tomó con los coleguis le han engordado casi medio kilo. Se va la vieja, y entonces dice: “ah, se me olvidaba. También quiero…, la píldora esa… pa después, ¿mentiendes…? Nieves la mira de arriba a abajo y le pregunta si es para después de comer o para después de ponerse ciega de cocacola con güisqui. Catalina se mosquea y le dice que ya sabe ella de qué está hablando y que tiene derecho a la píldora comosellame. Entonces Nieves le responde que en su farmacia no se despachan abortivos aunque venga la ministra con una pistola; que a lo hecho pecho, y que se lo piensa decir a su padre (al de Nieves no, al de Catalina) para que se entere de lo que hace la niña.

Catalina se marcha con un mosqueo considerable y va en busca de otra farmacia alejada de su casa donde no la conozcan. Al fin la encuentra y le dan la famosa píldora. ¿Sólo una?, pregunta la niña. El boticario se le ríe a la cara y le dice que para qué quiere más. “¿Es que te dedicas a eso? ¿Eres una profesional?”Catalina se ha tomado la píldora con un vaso de Coca-cola light. Ella habría preferido una copa de Baylis, que es dulce como un caramelo y, con un poco de hielo, te pones la mar de contenta, pero es que el alcohol no se lo venden ni con receta.

Por la noche piensa que ya puede estar tranquila; que la cosa no ha tenido importancia, porque además lo más probable es que no estuviera embarazada. Y si lo estaba era un embarazo muy pequeñito, y el embrión no había tenido tiempo de anidar. O sea que Nieves es una exagerada, pero no le dirá nada a papá. Y si se lo dice, que se lo diga. Porque ella tiene sus derechos, que se lo ha oído a una ministra muy mona que hay ahora.

Catalina se mete en la cama. Siempre ha rezado tres avemarías, pero hoy le da cosa y no reza nada.
Apaga la luz y se pone a llorar como cuando era muy pequeña y no podía dormir sola.

lunes, 4 de mayo de 2009

Podemos prevenir y curamos, pero no podemos engañar

La semana pasada se publicaron algunas noticias acerca de la selección de embriones y la prevención del cáncer de mama. Algunas de estas informaciones divulgadas muestran una visión sesgada del problema, pudiendo ser causa de desinformación y ansiedad en muchas mujeres.
En un contexto de medidas terapéuticas y preventivas, a las mujeres afectas de la alteración genética se les está ofreciendo la selección embrionaria (que conlleva la eliminación eugenésica de los embriones portadores de la mutación del BRCA1/BRCA2 -alteración genética-), pero no se señala que, aunque seleccionemos sujetos genéticamente sanos, existe el riesgo general de padecer cáncer de mama durante la vida de cualquier mujer y este no se suprime. Por tanto, la 'niña seleccionada', podrá igualmente presentar la enfermedad de forma esporádica. Es bonito ofrecer una imagen idílica de una vida 'salvada de las garras de la enfermedad', pero no a costa de medias verdades y de vida humanas. Me explico.

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la mujer, por tanto es habitual que muchos de nosotros podamos tener algún familiar, más o menos próximo, afecto de esta enfermedad. Es conocido que existe un mayor riesgo de padecer el cáncer de mama cuando otro miembro de la misma familia ha sido diagnosticado de este tumor y ello parece deberse tanto a factores de transmisión familiar como a aquellos relacionados con el ambiente y estilo de vida.
Además existe un pequeño porcentaje de cáncer de mama de origen genético o hereditario, que se caracteriza porque las mujeres presentan una alteración (mutación) genética de uno de los dos genes conocidos, asociados a esta enfermedad, denominados BRCA1 y BRCA2. Sin embargo, presentar antecedentes familiares con cáncer de mama no implica necesariamente la presencia de una mutación genética hereditaria de predisposición al cáncer de mama, ya que, del número total de casos de cáncer de mama, sólo el 5-10% serán hereditarios (genéticos), el 15-20% corresponderán a casos de agregación familiar y el 70%, es decir la mayoría, serán tumores esporádicos, según expone la doctora Isabel Chirivella en una reciente publicación (http://www.geicam.org/).

Debiera quedar claro que la mayor parte de cánceres de mama diagnosticados y tratados no tienen causa conocida hasta la fecha. Esto no impide que seamos capaces de tomar medidas preventivas como ya se hecho en la Comunidad Valenciana. Desde el Programa de Prevención del Cáncer de Mama, desarrollado a partir de 1992, se citan a las mujeres residentes en nuestra Comunidad para realizar un estudio mamográfico, que permita identificar a aquellas que pueden padecer la enfermedad en fase preclínica o asintomática (http://www.sp.san.gva.es). Los resultados de este programa se evidencian por el creciente porcentaje de mujeres diagnosticadas en fase inicial de la enfermedad, que son las que tienen las mejores posibilidades para su curación.
Otras medidas de prevención son las que se aplican en mujeres de alto riesgo, aquellas con un riesgo mayor de desarrollar un cáncer que la población general. Para ello, las mujeres son minuciosamente estudiadas por diferentes especialistas y se establece una pauta de prevención multidisciplinar. Se considerarán, de manera individualizada, diversas medidas que se pueden recomendar como: controles clínicos o exploraciones radiológicas; tratamientos farmacológicos, denominados quimioprofilaxis, habitualmente dentro de un ensayo clínico controlado (http://www.estudioexcel.org); o la cirugía de reducción de riesgo, que contempla diversas técnicas quirúrgicas asociadas a reconstrucción inmediata de la mama. Estas disposiciones se comentarán detenidamente con la mujer con aumento de riesgo, que no enferma, y, de acuerdo con su opinión, se determinará la pauta más adecuada.
Las mujeres portadoras de una alteración genética conocida (BRCA1/BRCA2), presentan un mayor riesgo de cáncer de mama y de otros tumores que se puede presentar a una edad más temprana. Este grupo, entre el 5 y 10% del total de cánceres de mama, constituye un reto para los profesionales dedicados a la mama, ya que, además de un seguimiento estricto y minucioso encaminado a un diagnóstico precoz de la enfermedad, precisan en ocasiones de cirugía de reducción de riesgo. Los cánceres de mama que desarrollan estas mujeres presentan determinadas características, que son bien conocidas por los especialistas, y requieren su tratamiento por un equipo multidisciplinar de mama, como el resto de pacientes de cáncer de mama. En nuestra Comunidad existen unidades funcionales de mama en prácticamente todos los hospitales, que tratan con éxito estos casos a diario.

Las mujeres con cáncer de mama esperan nuevos y cada vez mejores tratamientos. Otra actitud no estaría a la altura de su dignidad.

Belén Merk
Cirujano General y del Aparato Digestivo
Especialista en Mastología

miércoles, 1 de abril de 2009

Carta desde Miami

Os escribo desde Miami, donde llevo casi tres meses trabajando para la productora que llevó adelante la película Bella, de Eduardo Verástegui. La experiencia está resultando fabulosa. Por supuesto, el clima y la situación geográfica son más que inmejorables, pero mejor que todo eso es vivir la experiencia de colaborar con una empresa implicada en los medios de comunicación y, al mismo tiempo, comprometida con los valores que hacen crecer a la persona como tal. La productora se llama Metanoia Films y su sede principal se encuentra en Los Ángeles. De Metanoia surgió una segunda empresa llamada Positive Media, localizada en Miami, que es donde yo me encuentro. Me gustaría contaros un poco la historia de todo esto, y las razones que hacen que me sienta partícipe de lo que está siendo un increíble cambio hacia bien en los medios de comunicación a nivel mundial:

Hace apenas unos años resultaba impensable encontrar una película acerca de Cristo que pudiera hacer taquilla. Cuando, por el año 2000, Mel Gibson propuso rodar un filme dedicado exclusivamente al momento más cruento de la vida de Jesús, todos los analistas confirmaban que se trataría de un auténtico fracaso en taquilla. Sin embargo, el lanzamiento de la película en 2004 supuso una auténtica revolución entre todo tipo de movimientos cristianos, que la apoyaron y respaldaron, logrando mostrar a Hollywood y al mundo entero que los cristianos tienen una presencia real como público en las salas de cine, con una taquilla espectacular.

Tres años después, Eduardo Verástegui, afamado y bellísimo actor mejicano con un estilo de vida propio de quien lo tiene todo al alcance: fama, dinero, mujeres..., se encontraba en Hollywood preparando su personaje para una película. Tuvo la grandísima suerte de encontrar a una mujer capaz de abrirle los ojos y mostrarle que todo aquello que había perseguido durante su vida no merecía la pena, sólo Dios era el tesoro que podría darle la felicidad. Su vida cambió por completo, hasta el punto de rechazar toda oferta que supusiera representar un papel que fuera contra su fe.
Al no encontrarlo, decidió crear una productora que sólo hiciera películas con mensaje constructivo. De ahí surgió Bella, película acerca del encuentro casual entre dos desconocidos que logra salvar la vida a un bebé nonnato, y que recientemente pudimos ver en las salas de cine y hoy se encuentra a la venta como DVD.


Dos películas distintas, una acerca de la muerte de Cristo, y otra acerca de la historia que salvó la vida a un bebé. Pero entre ambas hay una relación espectacular, puesto que el público cristiano supo mostrar al mundo entero que tiene la fuerza suficiente para hacer frente a la negatividad de ciertos filmes que Hollywood, conocido también como la fábrica de las ideas, pretende mostrarnos como normales.

Producir una película con mensaje positivo, sea familia, sea pro vida o que muestre un estilo de vida sano y coherente, supone una gran desventaja de cara a la taquilla y promoción del filme, por lo que la mayoría de ellas acaban ahogadas en un mar de negativas o, simplemente, sin presupuesto para ser realizadas.

Sean Wolfington, uno de los productores mayoritarios de la película Bella, tras el éxito de ésta, creó Positive Media, empresa dedicada a dar un impulso a toda película y/o medio de comunicación ya realizados, que necesiten ser difundidos al mundo entero. Así, y con el esfuerzo de cada persona, una a una, podemos lograr que el mercado audiovisual dé un giro de 180º en favor de quienes más lo necesitan: las personas.

¿No somos nosotros, uno a uno, quienes compramos los tickets en taquilla cuando vamos al cine? Pues uno a uno es como esta pequeña productora busca abrirse camino en el mundo. Imagina que un día recibes en tu correo electrónico la noticia de que una de estas películas va a salir al mercado. Una película fantástica, que podría ayudar a millones de personas, se encuentra en tus manos para poder salir adelante.
¿Harías algo para ayudarla?
www.positivemediaresources.com
¿O preferirías trabajar directamente en la empresa?
www.positivemediainternship.com

Marta

jueves, 26 de marzo de 2009

Coca-Cola defiende la vida

Con la que está cayendo estos días en torno a la ampliación de la ley del aborto, he encontrado este vídeo en youtube (del anuncio que sale en tv) que cumple a la letra aquello de que "una imagen vale más que mil palabras":

http://www.youtube.com/v/7gPFYYH17Vw

Vale la pena difundir esta publicidad de Coca-Cola –que ha llevado esta campaña publicitaria a la TV y a la calle-, pues con unas imágenes sencillas defienden el tesoro de la vida desde su inicio hasta su fin natural.
Pero me temo que nuestro gobierno tiene una visión distinta sobre la vida... Porque ¿es cuestión de "visión" o se trata de negar la realidad?

¡Enhorabuena a coca-cola!, me habéis emocionado….

Elisa

domingo, 8 de marzo de 2009

Conmemorando el 8 de marzo

Hoy celebramos en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer. El hecho de que esta conmemoración tenga dimensiones planetarias ofrece una oportunidad para que todos, mujeres y hombres, nos unamos en pro de una causa que concierne a la humanidad entera.

Quienes trabajamos por el desarrollo en los países más desfavorecidos, hablamos de la “perspectiva de género” como requisito para la ejecución de nuestros programas y proyectos. El término “género” introducido en la Conferencia de Pekín del año 1995 y de no fácil comprensión para muchos (por género veníamos entendiendo “masculino ó femenino”), significa en la práctica para nosotros la necesidad de integrar a las mujeres en cualquier proceso de desarrollo, pues resulta evidente que son ellas las principales generadoras de estabilidad y riqueza tanto en las familias como en sus comunidades, pero se enfrentan a multitud de problemas y discriminaciones que es preciso resolver. Actualmente, uno de los principios rectores esenciales de la labor de Naciones Unidas señala que no puede hallarse una solución duradera a los problemas sociales, económicos y políticos más acuciantes de la sociedad, sin la cabal participación y plena habilitación de las mujeres del mundo.

No obstante, aún estamos muy lejos de convertir este entendimiento común en práctica universal. En casi todos los países las mujeres siguen estando ausentes en la mayoría de los puestos de adopción de decisiones. El trabajo de la mujer es infravalorado, insuficientemente remunerado o no remunerado en absoluto. De los más de 100 millones de jóvenes que no asisten a la escuela, la mayoría son niñas. De los más de 800 millones de adultos analfabetos, la mayoría son mujeres.

Pero desearía ahora hacer también algunas reflexiones en torno a la igualdad. Es evidente que la lucha por la paridad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres debe seguir siendo una “guerra sin cuartel”, que en nuestro país incluso ha generado un Ministerio para aunar esfuerzos y medidas de todos los agentes sociales. Pero también se va percibiendo -en las sociedades occidentales- el auge de un neofeminismo que continúa luchando por la igualdad, pero sin omitir o desatender a la diversidad.

Tras los esfuerzos y logros conseguidos en las últimas décadas en favor de la tan traída y llevada conciliación –todavía insuficientes-, sería interesante proponer una presencia de la mujer que no esté centrada en liberarla de su propia manera de ser, sino dirigida a permitirle ser ella misma, es decir, a potenciar lo más propio y característico femenino. Cualquier esfuerzo encaminado a pretender la emancipación, debería luchar por despojarse de la manipulación a la que a veces nos vemos sometidas las mujeres: convertirnos en un producto social en lugar de conseguir que prevalezca nuestro ser original. Esta “resistencia” pienso que será la piedra de toque para la propia libertad de la mujer y para un verdadero desarrollo social.

Dicho de otro modo, desde mi punto de vista la «autoliberación» de la mujer no sólo ha de pretenderse por medio de una equiparación con el hombre. Vale la pena perseguir algo mucho más valioso y eficaz aunque quizás también más difícil: la autoaceptación de la mujer en su diferencia, es decir, su singularidad como mujer.

Einstein decía que “en tiempos de crisis, la imaginación va por encima del conocimiento”. Y creo que hay mucho de femenino en la imaginación. ¡Si tuviéramos más mujeres en los gobiernos, quizás las soluciones a la “crisis” llegarían antes!

Muchos todavía no han descubierto el gran potencial de la mujer, pero pienso que lo descubrirán más fácilmente por el peso de los hechos, que por verse empujados desde la ley. Las mujeres poseen algunas cualidades que unos denominan “riqueza interior”, otros “genio femenino” ó “especial sensibilidad”; términos todos por los que en definitiva se subraya que aportan valores personales al conjunto de la sociedad. No significa que esos mismos valores no los tengan los hombre –de hecho son muchos los poseedores de dichas cualidades- pero lo cierto es que constituyen algo innato en la mayoría de las mujeres. En el mundo de las ONG resulta clara la aportación femenina a todo tipo de tareas encaminadas al cuidado de las personas, sus derechos, discapacidades, valoración de las diferencias, etc. Las mujeres poseen el talento de descubrir a cada persona dentro de la masa, en medio del ajetreo del trabajo profesional o de las relaciones sociales; la capacidad para no olvidar que las personas son más importantes que las cosas; un saber romper el anonimato, escuchar a los demás, tomar en serio sus preocupaciones, buscar caminos con ellos. A una mujer sencilla le cuesta poco, normalmente, transmitir seguridad y crear una atmósfera en la que quienes la rodean puedan sentirse a gusto.

A todas estas mujeres que luchan por ser ellas mismas y contribuyen al verdadero desarrollo social y personal: ¡felicidades!

Elisa

viernes, 6 de marzo de 2009

Sí a la vida

Al escuchar la noticia relativa al proyecto de Ley sobre el aborto se me rompe el corazón, no alcanzo a entender como se puede defender el más cruento de los asesinatos. No entiendo el aborto, ni que sinrazones existen detrás de él, por más que le doy vueltas no comprendo como se protegen determinadas especies de animales, y no se protege al ser más indefenso, es el asesinato que más debiera ser penado, y sin embargo se empeñan en alentarlo y ampararlo.

Tranquilizan sus conciencias empleando términos como “interrupción voluntaria del embarazo, ley de plazos, derechos de la mujer, 14 semanas, 22 semanas”, y se olvidan intencionadamente, que detrás hay un ser humano indefenso, luchando por una oportunidad de vivir.

Se disfrazan de protectores de los derechos de la mujer, de progreso y modernidad, y así ponen en marcha el proyecto de nueva ley del aborto, que permitirá el aborto libre hasta la semana 14 de gestación, e incluso el aborto hasta la semana 22 “justificado” en supuestos de grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada, o porque se detecten graves anomalías en el feto, e incluso se prevé superar las 22 semanas en determinados casos. Además, otra de las propuestas es que a partir de los 16 años las menores puedan abortar sin consentimiento paterno, quizá esto sea una estrategia para distraernos de lo realmente importante, y es que se pretende amparar jurídicamente un asesinato.

Para colmo la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído, señala que con la reforma no se pretende "una ley más permisiva, sino una ley más segura", y me pregunto ¿segura para quién, para la embarazada, para el no nacido, para la sociedad, para ella? Y no contenta con ello hace una declaración que me parece perversa, y es que afirma que la ley pretende proteger la vida del no nacido, "cuando ya puede, según criterio científico, vivir con independencia de su madre, y de garantizar que los médicos y el personal sanitario puedan hacer su trabajo con seguridad".

A todos aquellos que tratan de normalizar tal asesinato, me gustaría presentarles a Vida, es una niña de 8 semanas, mide 30 mm. y pesa casi 5 gramos, le llaman embrión, y la próxima semana le llamarán feto. Desde hace 6 semanas su corazón está formado y late con normalidad. Su cabeza es un poco grande, pero bueno, todos tenemos épocas feas. Se pueden ver sus manos, codos, rodillas, ojos, orejas. Es el segundo mes, y ya está totalmente formada, sólo necesita tiempo para crecer y comenzar a especializar el funcionamiento de todos los órganos, y así, dentro de 6 meses, si nadie lo impide, nacerá.

En las manos de todos, está que defendamos el derecho a la vida, por favor no más asesinatos, el aborto es una barbaridad, y sino vean el video de dura realidad de Eduardo Verástegui, porque la vida se merece respeto, y nadie debería decidir sobre ella. Sí a la vida.

Mª Ángeles

miércoles, 4 de marzo de 2009

Finanzas en femenino


En estos tiempos maltrechos que corren, siempre está bien oír hablar a expertos sobre el proceloso mundo de la economía. Si encima son expertas, mujeres directivas, que nos dan su visión y analizan el papel femenino en la empresa, la cosa se torna aún más interesante.

Por eso os hago extensible esta convocatoria que me ha llegado desde la Asociación de Empresarias y Profesionales de Valencia, que han organizado la I Jornada Mujer y Finanzas, que contará con la presencia de la Presidenta del Banco Mundial de la Mujer, Ingger Bergger y la vicepresidenta de US Bank, una de las diez principales entidades bancarias de Estados Unidos.

El lema, “el talento femenino en la economía” promete. Dicen desde la AEP que el objetivo de las jornadas es analizar la situación actual de la economía mundial desde una perspectiva empresarial y estatal. Además, así la asociación celebra el día de la mujer trabajadora reivindicando la visibilidad de las mujeres en el entorno económico.

La cita es mañana, 5 de Marzo, a las 9 de la mañana en el salón de actos de la biblioteca del Campus de Tarongers. La inscripción, gratuita. ¿Más infrmación? aquí.

Lucía

viernes, 27 de febrero de 2009

Las ministras se confiesan


Aquí va una recomendación para leer este fin de semana: Yo fui ministra, de la periodista Cristina Larraondo. Un libro que relata las experiencias de las ex ministras al frente de sus respectivos departamentos desde que Leopoldo Calvo Sotelo se convirtiera en el primer presidente en confiar en una mujer para dirigir el ministerio de Cultura en 1981. ¿Sus problemas? Hijos enfadados, inseguridad, sexismo... Y algún caso de total tranquilidad. Aquí os dejo algunas de sus “perlas”:

1. SOLEDAD BECERRIL. Ministra de Cultura de diciembre de 1981 a octubre de 1982.

"Mis hijos, a veces, se hartaban de no verme. Recuerdo que estaba un día en mi despacho hablando por teléfono con una periodista que era encantadora pero pesadísima. Entró mi hijo que venía del cole y, al ver que no le hacía ni caso, cogió unas enormes tijeras y empezó a cortar el cable del teléfono. No te imaginas lo que fue yo peleándome por un lado con la periodista y por el otro con mi hijo, aunque en el fondo casi le animaba a que cortase el cable. Todos estos pequeños agobios no podía compartirlos con ningún miembro del gobierno porque no pegaba, ni se me ocurría. Sólo me comprendían las otras mujeres que formaban parte de mi gabinete, que tenía unas cuantas."

2. MATILDE FERNÁNDEZ. Ministra de Asuntos Sociales de julio de 1988 a julio de 1993.

"Cuando Felipe González me comunicó su decisión de hacerme ministra, le respondí: "¡Qué locura! No puede ser. Soy una simple sindicalista, hija de trabajadores." Incluso en un momento de desesperación, al comprobar que la decisión era irrevocable, hice el ridículo y le comenté que yo era una mujer de izquierdas y que no pensaba vestirme de largo para acudir a esas cenas tan absurdas que me esperaban. Y en el colmo de mi aturdimiento le dije: "Además, soy soltera y las mesas siempre van a quedar impares".

3. CARMEN ALBORCH, Ministra de Cultura de julio de 1993 a marzo de 1996.

"Sí, todavía existía, y existe, esa mirada frívola y misógina sobre las mujeres. A mí me daba una rabia tremenda que, después de haber preparado un trabajo durante muchos días con mi equipo, algunos comentarios sobre mi comparecencia se quedasen en mi imagen. Desde bastante joven, en el inicio de mis responsabilidades públicas solía decir que los centímetros de mi falda no tenían nada que ver con mi capacidad de trabajo... En esos momentos me acordaba del espíritu de mayo del 68, ¡no tenía por qué uniformarme!".

4. ESPERANZA AGUIRRE, Ministra de Educación, Cultura y Deporte de mayo de 1996 a enero de 1999.

"A los hombres hay dos cosas por las que nunca les preguntan: ni por su vestimenta ni por cómo concilian. Pienso que no sólo en política sino que en toda la sociedad sigue existiendo todavía un clarísimo residuo machista. (...) "Entendí que 'Caiga Quien Caiga' me proporcionaba una popularidad enorme y la posibilidad de darme a conocer, algo que hubiera costado muchísimos millones lograr. Nunca me arrepentí de haber tratado bien a CQC."

5. PILAR DEL CASTILLO, Ministra de Educación y Cultura de abril de 2000 a marzo de 2004.

"Es verdad que soy discreta, pero creo que en mi caso algo de milagro ha debido de suceder porque jamás he sido objeto de críticas. Nadie habló nunca de cómo vestía, ni de mi imagen, ni de mi vida personal. Además, en ningún momento me he sentido discriminada por ser mujer, porque la sociedad respeta mucho a las mujeres que tienen poder."

Lucía

martes, 24 de febrero de 2009

La elegancia es eterna, la moda pasajera



El pasado viernes 20 de febrero se inauguró la 49 ª Edición de la Pasarela Cibeles de Madrid, la ahora Fashion week en la que participan un total de 55 diseñadores, y se cierra hoy de la mano de Ion Fiz. Durante estos días se habla de creaciones, tendencias, provocación, colores, tejidos, volúmenes, y como no de crisis, así que toca estar atentas a las nuevas propuestas, y esperar a que Zara las haga accesibles. Leyendo artículos sobre la nuestra pasarela nacional, recuerdo una cita de Gabrielle Coco Chanel: “La elegancia es eterna mientras que la moda es pasajera". Creo que en estos días merece la pena reflexionar sobre el tema.

Podríamos decir que la moda es una elección en base a unos criterios, la cuestión es discernir quién establece dichos criterios, quizá lo que se conoce como grandes imperios de la moda, quizá las empresas textiles, o tal vez los grupos socialmente más exclusivos. Cada una saque sus propias conclusiones, lo importante es que en nuestra elección juegue un papel fundamental nuestros criterios, nuestra personalidad. La ropa que elegimos es parte del lenguaje personal, expresa lo que somos y sentimos, y por ello debería estar en coherencia con nuestro interior, fruto de una reflexión interna, porque las cosas importantes bien merecen un pensamiento. La moda se debe entender como algo pasajero, seguirla pero si someterse a ella.

No es casualidad salir de casa con los zapatos sucios, sino señal de persona descuidada. Tampoco es casualidad salir de casa como un organizador de collares o exhibiendo un escote de vértigo, sino síntoma de persona exagerada y ávida por llamar la atención. Por ello es importante que nuestro vestuario refleje realmente nuestra personalidad, o acaso se entiende el mensaje de una persona que niega de palabra pero asiente con gestos, no podemos olvidar que nuestra personalidad se muestra en el exterior, así que la moda, o lo que adoptamos de ella, no es, ni debe ser fruto de la casualidad.


Dado que el vestuario es una forma de lenguaje, deberíamos invertir algo de tiempo en pensar ¿qué mensaje quiero trasmitir?, ¿qué imagen quiero dar en esta ocasión? ¿es coherente mi forma de vestir con mi personalidad?. La respuesta a estas preguntas definen el estilo personal, y propician una sensación de comodidad que permite sacar lo mejor de ti, porque en la elección del estilo se manifiesta el tipo de persona que somos, y es ahí donde radica la base de la elegancia, en saber elegir.

Teniendo en cuenta que el color es el lenguaje del sentimiento, termino con algo práctico: el mejor socio para transmitir poder y madurez en una reunión es el negro, si queremos cerrar un trato optar por el blanco que inspira estabilidad, para un día tranquilo nada como el rosa pastel y si queremos atraer la atención y transmitir fuerza y vitalidad el rojo será el mejor aliado.


Porque la ropa refleja el estado de ánimo, cuidemos el fondo de armario.

Mª Ángeles

miércoles, 18 de febrero de 2009

Atadas al bisturí


Hace unos días entrevisté a un cirujano plástico. Cosas de la publicidad, que obliga a tratar bien a la gente que te da de comer (es decir, que paga su página). Y lo remarco, porque de otro modo no se me hubiera ocurrido acudir a semejante clínica, que en un alarde de estilo, recreaba un templo griego en su particular visión de la belleza.

Hablando con él, me di cuenta de la tiranía a la que estamos sometidas las mujeres. Cosa ya sabida, pero en la entrevista evidente. Mientras me enseñaba cientos de fotografías de pechos tersos y broncíneos rostros, me miraba de soslayo sin dejar de comentar: “Te retocaría la nariz, que la tienes torcida, ¡uy! Y las caderas, ¡madre mía que caderas! y en dos años, te vienes a hacer un tratamiento para rejuvenecer”.

Con 25 años y la cabeza bastante colocada, lo único que consiguió es que saliera de la clínica a carcajada limpia. Sin embargo, lo que puede quedarse en una graciosa anécdota, es una triste historia que se repite a diario. Según la estadística nacional de cirugía plástica, el 87% de todos los pacientes son mujeres. Y lo peor, se estima que alrededor de un 10% de los que solicitan una intervención de este tipo son menores de edad, según la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME).

Me lo decía entre risas el afamado doctor: “aquí vienen muchas niñas a operarse las cuquis (en su peculiar lenguaje, pecho) porque quieren ir a la discoteca a que sus amigas y los chicos las miren, piden la operación de regalo de cumpleaños y tiene muchísimo éxito”. Y ahí radica el problema de todo esto: que son los adultos, padres o doctores en este caso, los que inducen y apoyan la jugada. Y así, niñas y mujeres, miden su seguridad y valía por el tamaño de sus “cuquis”.


¿Qué ideal de belleza nos hemos forjado en la sociedad actual para que se den este tipo de situaciones? ¿Qué cánones nos imponen y nos imponemos nosotros mismos? ¿Qué nos lleva a hacer depender nuestra autoestima de una determinada imagen? Según el Colegio Oficial de Psicólogos de Valencia, las razones que conllevan a una persona a hacerse una operación “en ocasiones están relacionadas con el ideal que nos hemos planteado, como el de una actriz admirada, o con querer dar cierta imagen o, simplemente, con tratar de evitar el efecto del paso del tiempo".

¿Soluciones? Medidas legislativas para regular las operaciones en menores, menos publicidad engañosa y cheques descuento, que convierten la cirugía en algo banal y común, periodismo responsable de moda y lectura también responsable de las revistas de moda, educar la mirada… Y, por supuesto, aceptarnos a nosotros mismos como somos y aceptar a los demás, y, quizás, mirarnos un poco menos al espejo y seguir el ejemplo de esas mujeres de Kamalini, que hace unos días nos dieron una gran lección en nuestro blog.

Lucía

miércoles, 11 de febrero de 2009

Desde la India, una mujer que trabaja para la mujer

Hace unos días tuve la oportunidad de charlar en Valencia –por motivos de trabajo- con una mujer de esas que vale la pena conocer y por eso os lo cuento en el blog. Bilbaína de nacimiento y afincada desde hace 14 años en Delhi, Fátima Villanueva me cuenta con pasión la aventura en la que se encuentra embarcada en los últimos 3 años de su vida: crear en Nueva Delhi un Centro de Capacitación para la mujer india en el que puedan formarse 560 mujeres: Kamalini.



Fátima, ¿Porqué decidiste implicarte en este proyecto?
Cuando hace 14 años llegué a la India me chocaba todo: ¡lo bueno y lo menos bueno! Ahora 14 años después puedo decir que me admiro con todo. ¿Cuál es la diferencia? No lo sé, pero realmente me ha cambiado la perspectiva que tengo de las mismas cosas. Supongo que entonces, al llegar, todo era extraño para mí, ahora de algún modo es algo mío. Entiendo mejor las cosas y así me encuentro con más derecho de hacer una crítica positiva de lo que no me parece bien. Quiero mejorar esto último y a la vez ser agradecida con lo bueno que recibo del país.

¿Qué es lo que más te ha impactado sobre la situación de la mujer en la India?
En Delhi estoy en contacto diario con muchas mujeres indias. Aquellas con quienes me relaciono habitualmente por trabajo, amistad, etc son mujeres como yo, y la diferencia es que ellas son indias y yo española; tenemos muchas cosas en común y trato de relacionarme con ellas sobre esa base común, respetando lo que no coincidimos.

Además hay muchas mujeres que están ahí, en la calle: trabajando en unas obras acarreando ladrillos sobre su cabeza, o picando piedra. Otras están limpiando en condiciones poco dignas, o cocinando sin un mínimo de higiene. Otras mendigando para conseguir 4 rupias que luego tendrán de dárselas a sus maridos para que las malgasten. Otras, chicas jóvenes que vienen de los pueblos a Delhi a ganar dinero con la mejor intención y caen en manos de agencias sin escrúpulos que las explotan en todo tipo de actividades.



Viendo estas cosas y muchas más, no podía quedarme indiferente. Así es como comenzamos a promover acciones sociales para desarrollar posibilidades para la mujer menos privilegiada, que les lleve a tener una vida más digna, como el proyecto Kamalini. En esta labor siempre me ha parecido importante implicar a mujeres indias de clases sociales más favorecidas que sean solidarias con las otras. Parece de perogrullo, pero no siempre resulta fácil conseguir este objetivo. El sistema de castas en India es todavía muy fuerte.

¿Qué valor/es puede transmitir la mujer india a una mujer española?
La paciencia ante las dificultades, el no crearse necesidades que ciertamente no lo son. Vivir con sobriedad. A veces se confunden estas cosas con cierta pasividad. Ciertamente en ocasiones puede serlo, pero no cabe duda de que es un valor que tienen y que nosotras, por estar completamente “acolchadas” en la sociedad del bienestar, no somos capaces de aguantar, de vivir así.

..........La entrevista continuó tratando de otros temas interesantes pero termino aquí. Quiero no obstante aprovechar estas letras para agradecer a Mª Angeles y Lucía sus donativos a este proyecto, con ocasión del “bazar solidario” que han realizado las pasadas Navidades:


¡Muchas gracias por vuestra colaboración con Kamalini!!


Elisa

viernes, 6 de febrero de 2009

Mucho más que novelista a tiempo parcial


Me gustaría traer al blog el testimonio de una mujer que acaba de recibir en Valencia el Premio “Familia, futuro de la humanidad” que, junto a Leche Pascual y el grupo Horizontes Abiertos, ha concedido el colegio Guadalaviar.

Cuenta con el mismo tiempo que los demás, pero le cunde más que el resto. Como buena economista, Reyes Calderón -Decana de la Facultad de Ciencias Económicas de Navarra-, sabe invertir las horas y sacarles rentabilidad. Entre sus ocupaciones destaca su faceta docente, la de Consultora de buen gobierno para empresas o sobre temas de corrupción, articulista y novelista. Es esposa y madre de nueve hijos -de entre 22 y 4 años.

Esta mujer emprendedora confiesa que su secreto es dormir poco y apoyarse en la familia. "En Europa la alusión al estado civil e hijos siempre suele ponerse de coletilla, al final del currículum. En EE.UU. en cambio es lo primero que se escribe, añadiendo el nombre de cada hijo. Tienen claro que la estabilidad y progreso depende de la familia, no del individuo".
Reyes Calderón opina que la conciliación no se debería de aplicar sólo al padre o a la madre, sino a la familia, incluyendo a los hijos, pues para ella la familia es "una aleación de metales con mucha potencia. Es la célula básica de la sociedad". Para ser más exactos, la define como el pilar del desarrollo sostenible, "por eso políticos y empresarios, deberían de cuidarla y apreciarla, que no es lo mismo que subsidiarla".

Lo que para muchos sería un rechazo directo en una entrevista de trabajo -"mujer" y "madre de nueve hijos"-, a ella le ha contado como “currículum” para ser decana. "Me llamó el rector para preguntarme si quería aceptar el cargo. Le dije si sabía lo que estaba diciendo, por ser madre de familia numerosa. Y me sorprendió contestando que era un punto más a mi favor", relata.

Reyes está convencida de que la doble figura de mujer y madre tiene un potencial tremendo para las empresas, por estar acostumbrada a la entrega y sacrificio. "A pesar de que hay normas en los consejos de administración sobre el número de mujeres, no se cumplen. Sólo parece que se esté haciendo algo en el ámbito de la política". Reyes cita una frase de Einstein, que dice que en tiempos de crisis, la imaginación va por encima del conocimiento. Y opina "que hay mucho de femenino en la imaginación. Los empresarios todavía no han descubierto el gran potencial de la mujer, seguro que lo descubrirán por el peso de los hechos o cuando se vean empujados por ley", añade.

En su tiempo libre, Reyes Calderón es novelista y, la verdad, las cosas no le van nada mal. Lleva miles de ejemplares vendidos de Los crímenes del número primo, un libro que tardó dos años en escribir, que guardó seis meses en un cajón, y que publicó después de que un juez, un forense y un policía "me asesoraran en la utilización de los términos". Y es que esta autora confiesa que le gusta ser precisa. En este caso la intriga y los crímenes enganchan a un lector, al que también le habla de lacras sociales como la pederastia y la violencia de género. Ayer vió la luz El expediente Canaima, un libro también con mucha intriga.

Elisa

viernes, 30 de enero de 2009

De boda con Rosa Clará

Hay una edad muy peligrosa en la que las mujeres empiezan a casarse. Los 24 –más o menos- suponen el pistoletazo de salida. A partir de ahí, tocan años de bodas, banquetes y ceremonias hasta más allá de los 30. Ahora mismo, me encuentro inmersa en un punto especialmente álgido de mi trayecto personal en lo que a bodas se refiere. Vamos, que en 2009 son 10 las que se casan… ¡Y las que me quedan!


Admitámoslo, las bodas son un engorro, y más cuando tienes una cada mes y en diversos puntos de la geografía española. Pero hay algo en ellas que me atrae irremediablemente: disfruto como una enana curioseando los vestidos, eligiendo el look perfecto, echando una mano en lo que sea, ya sea maquillar a la novia, hacer las invitaciones… Es tal mi atracción por ese mundo, que hasta me compro revistas especializadas en el tema, y lo peor, ¡en la editorial en la que trabajo, ahora vamos a sacar un especial de novias!

Teniendo en cuenta este aspecto de mi personalidad (que a mi novio le aterra), podéis imaginaros la ilusión que me hizo poder entrevistar a Rosa Clará. Fue hace unas semanas, en la Cartuja del Puig, donde estuvimos charlando sobre su empresa y todo lo que se mueve alrededor de este negocio en el que se han convertido las bodas. Ella, como business woman del mundillo, cuenta con gracia sus aventuras vistiendo a Paulina Rubio, Paula Echevarría, o, la última, María Palacios.

Son sólo algunas “celebrities” que han confiado en ella para el día de su boda, una empresa que en sólo 14 años se ha convertido en referencia en el sector y cuenta con tiendas en casi todo el planeta. ¿El secreto? Rosa es rotunda: “Hay que ser osados en esta vida y luchar por lo que quieres”, y prosigue: “yo de abogada me aburría muchísimo, la moda siempre me ha atraído y ví que el sector nupcial tenía muchas posibilidades. Quería que todas las mujeres pudieran tener un traje de colección, escogía tejidos que me gustaban, sin importar el precio, para crear buenos vestidos… ¡y funcionó!”



¿Alguna dificultad por el hecho de ser mujer? “No exactamente”, afirma resuelta, “es más, dirigir en femenino es un punto a favor. Las mujeres tenemos que quitarnos complejos de encima, trabajamos bien y podemos hacerlo mejor todavía, es cuestión de arriesgar y apostar por algo. Es lógico que es un sacrificio y exige renuncias, pero yo me organizo y pacto con mi hijo para que él no sufra, nunca hago viajes si no es estrictamente por trabajo y procuro dedicarle todo mi tiempo al margen de mi trabajo”.

Pues eso. ¡Feliz fin de semana!

Lucía

miércoles, 28 de enero de 2009

Una pregunta incómoda


Desde que vi el programa "Tengo una pregunta para usted", o lo que parecía un versión desastrosa de “La máquina de la verdad”, no puedo olvidar la incoherencia del presidente del Gobierno, al contestar a Izaskun Buelta Serrano, una joven con síndrome de Down.

Izaskun: ¿Se va a ampliar el 2% de puestos de trabajos reservados para minusválidos que marca la ley?

J.L.R Zapatero: “Una de las tareas que más me apasionan, convertir a España en un país que sea ejemplo en integrar y dar oportunidades, y posibilidades a todos los ciudadanos, independientemente de sus circunstancias”. “Afortunadamente cada vez hay mayores personas con discapacidad que se incorporan al trabajo. La evolución es positiva, nos queda mucho por andar...”

Inevitablemente me viene a la cabeza el proyecto de ley sobre el Aborto, o lo que se empeñan en disfrazar bajo el término “Interrupción Voluntaria del Emabarazo”, me explico:

El vigente Código Penal en su artículo 417 bis apartado 3º establece, entre otras circunstancias, que no será punible el aborto cuando "Se presuma que el feto habrá de nacer con graves taras físicas o psíquicas, siempre que el aborto se practique dentro de las veintidós primeras semanas (5 meses y medio) de gestación...”.

Debe de ser que esto les parece poco, dado que entre sus políticas de Igualdad exhiben la reforma de la ley sobre el aborto, cuyo objetivo es reconocer el aborto como un “derecho inalienable de las mujeres a la libre elección” (Soledad Cabezón, Secretaria de Políticas de Igualdad), o sea, reconocer como derecho un acto que va contra el derecho fundamental a la vida de todos (nacidos o no-nacidos). Así el panorama, ¿dónde quedan las oportunidades de las que habla J.L. Rodríguez Zapatero?

El Presidente nos pide un gran acto de fe, pero, ¿cómo creerle si por una parte dice que le apasiona dar oportunidades a todos con independencia de sus circunstancias (entiendo que habla de los nacidos con minusvalías o no nacidos con minusvalía), y por otra, da marco legal al asesinato de los especialmente desfavorecidos? ¿Cómo es posible que bajo la bandera del derecho demos cabida a un asesinato? No deberíamos confundir entre legal y justo, ¿es justo privar de la vida?

Sólo pretendo hacer una reflexión, puesto que es un tema amplio y complicado. No nos dejemos anestesiar con palabras y pretendidos argumentos, porque se trata del derecho a la vida y no del derecho a matar, y porque a todos nos dieron la oportunidad de nacer.

Mª Ángeles

viernes, 23 de enero de 2009

Desconocido Will Smith


Estaba por Internet buscando alguna buena película que ver en el cine y me encontré con la última de Will Smith, Siete almas. Curiosamente, llevo fijándome en el trabajo de este actor esta semana, ya que me llama la atención que, en los últimos años, trabaja en películas de cierta altura (recordemos En busca de la felicidad, Soy leyenda…), que destacan entre el barullo de estrenos que abundan hoy en día.

Esta entrevista que le hicieron para Metrópoli confirmó mis sospechas y además, me sorprendió muchísimo: detrás del actor, hay una persona que escoge responsablemente las películas en las que aparece y trabaja al máximo sus papeles. Y además, es un hombre profundamente enamorado de su mujer y con muchos valores. Os dejo aquí algunas de sus declaraciones:

“Cuando me educaron, tanto mi abuela como mi madre se mostraron siempre tremendamente firmes sobre cómo se supone que los hombres deben tratar a las mujeres. En este sentido, mi peor pesadilla es que una actriz llegue al set para actuar conmigo y crea que utilizo el trabajo como una oportunidad para aprovecharme de ella”

“Cuando se nace pobre como yo, uno nunca da nada por garantizado. A mí me impresiona mucho el miedo que siento a que Jada, mi esposa, deje de quererme algún día. Me siento motivado, también, por el temor a no resultar útil a mis hijos. Cuando concedo entrevistas, para mí es muy importante que los periodistas consigan de mí todo cuanto necesiten, porque soy plenamente consciente de que, algún día, yo también voy a necesitar alguna clase de ayuda realmente seria”

“Nunca me he visto a mí mismo como un actor particularmente dotado de talento. Creo estar, tan sólo, ligeramente por encima del promedio. Pero por lo que sí destaco es por mi compulsiva –y, a veces, ridícula– ética en el trabajo. Cuando todo el mundo ya se ha ido a dormir, yo aún sigo trabajando. La moraleja de todo ello reside en que la persona que presta la mayor atención a su empleo y estudia más que nadie es la que consigue los mayores triunfos. Yo estoy convencido de que lo que llamamos suerte, o también eso de "disfrutar de oportunidades" es lo que ocurre, precisamente, cuando la buena preparación se topa con la ocasión oportuna.


... Y sobre su familia:

Usted lleva ya casado 10 años. ¿Cuál es el secreto de un buen matrimonio?

Ser brutalmente honesto el uno con el otro. Es posible que, en ocasiones, podamos herirnos de alguna manera, pero lo afrontamos y continuamos adelante sin hacernos ni el menor reproche. Y en las situaciones en las que las cosas salen bien, tienes que poner todo tu corazón y tu alma. La gente debería hacerse una especie de planificación matrimonial. ¿Por qué creen que sus relaciones conyugales son diferentes a las de los demás? ¿Por qué estamos juntos Jada y yo? No puede ser sólo debido al sexo y a que alguno de los dos sepa cocinar. Pueden existir notables intereses mutuos, pero eso no dura 40 años. Jada y yo hemos conectado muy bien gracias al propósito de nuestra relación: enseñar y aprender cosas, continuamente, sobre lo que supone la interacción en las relaciones humanas, de tal manera que podemos diseñar y encaminar nuestras vidas hacia dicho punto.

Con bastante frecuencia, la gente de Hollywood culpa sus carreras profesionales de sus rupturas matrimoniales. ¿Qué consejo le daría a quienes sufren por ello?

Si uno trabaja 60 horas a la semana y dedica sólo 15 minutos cada fin de semana a su relación matrimonial, ésta tiene necesariamente que fracasar. Por el contrario, si dedicas poco tiempo a tu trabajo, te despiden. Así que lo más importante es hacer sentir a tu pareja que es alguien sumamente especial para ti.

¿No piensa que en Hollywood hay muchas tentaciones?

Eso, sin duda, añade algún nivel de dificultad a poder mantener, preservar y cultivar lo que tienes. Pero yo no soy de esa clase de petimetres a los que se puede engañar fácilmente. Para nada. Uno siempre debe ser consciente y aceptar que su relación matrimonial está cambiando permanentemente. Y hay mucha gente a la que sorprenden tratando de recrear situaciones que pertenecen al pasado. Por lo tanto, creo que lo más conveniente es amoldarse y continuar hacia adelante.


La película, por cierto, muy recomendable. ¡Buen fin de semana!

Lucía