lunes, 10 de noviembre de 2008

Eduardo Verástegui nos presenta a Bella


Ya está en los cines Bella, una de esas pequeñas joyas que nos ofrece de vez en cuando el cine made in Hollywood. Una historia sobre dos personas que comparten un día que los cambiará para siempre. En tiempos de “Disaster Movie”, “Diario de una ninfómana” o “Los años desnudos” (por citar alguna de las películas que están ahora en cartel), se agradece salir del cine convencida de que el ser humano no es tan malo y que es posible ser feliz con poco.

Bella es un canto a la vida, a la familia, al amor incondicional, al perdón, a la amistad que sólo busca el bien del otro, a la alegría de vivir… Viene bien, en época de crisis, recordar estos valores. Y más cuando quien nos los recuerda, es un actor atractivo en todos los sentidos. Eduardo Verástegui -actor principal y productor de la película- vino a Valencia y demostró que el cine de éxito no tiene porqué ir acompañado de sexo, drogas y rock & roll.

Con un presupuesto mínimo y una historia sin los ingredientes comerciales obvios, Verástegui ha batido récords en la taquilla estadounidense con Bella, que además se ha llevado el premio del gran público del Festival Internacional de Cine de Toronto y muy buenas críticas. Lo entrevisté para una de las publicaciones en las que trabajo y pude comprobar que, además de increíblemente guapo, tiene muy claras sus metas en la vida. “Dejé mi carrera en la cumbre porque me di cuenta de que no era feliz y era cómplice de la industria de Hollywood”, me aseguraba, “ahora tengo mi propia productora, Metanoia Films, desde la que impulso películas que respeten al hombre y que transmitan valores”.

Así nació Bella, cercana, sencilla, con corazón. Y que aborda el tema del aborto con delicadeza y mucha esperanza. Un tema polémico en el que las mujeres tenemos la última palabra: “Trato de reflejar la angustia de las mujeres que no saben qué hacer frente a un embarazo inesperado, no doy lecciones ni sermoneo a nadie, sólo intento hacer ver la grandeza de una vida humana desde el principio”.



Y a propósito de las mujeres, me decía Eduardo: “La mujer es lo más grande que hay en la tierra, es el corazón de la familia y tiene una dignidad especial. El cine actual muchas veces las trata como objetos y ofrece una visión muy estereotipada. En Bella, los personajes femeninos tienen mucha importancia, ya que estoy seguro de que el cine, como vía de comunicación esencial ahora, tiene que fomentar el respeto hacia ellas y dignificarlas”.

Podría llenar párrafos y párrafos sobre aquella conversación en la playa, pero a veces las palabras no aciertan a plasmar la realidad con todos sus matices. Lo mejor, entonces, son las imágenes. Quédense con Bella.

Lucía

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Vi el viernes la película y me encantó, una preciosidad! Transmite mucha paz y energía, imprescindible para cinéfilos!

Miguel G.

Anónimo dijo...

qué guaaaaaaaaaaaaaaaapo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

juliana Manrique dijo...

m e encanta vuestro blog y tiene casi el mismo diseño q el mío.
vostras sabeis como se puede insertar o colocar un blog en facebook?
muchas gracis juliana manrique
os envío la dirección de mi blog
http://julianamanriquealonso.blogspot.com/
1 saludo jm

Paula M. dijo...

Seguramente repito comentario, pero me da igual :
Lo mejor de Eduardo es su gran interior y su coherencia, sin ambos su persona carecería de atractivo ... ¿o alguien se come una manzana apetitosa, por muy buena pinta que tenga, si sabe que por dentro está podrida? Solo hay que oirlo hablar de la vida o de la mujer para darse cuenta de sus principios y del valor de su trabajo.

Yo también os recomiendo la película, que hace 100% honor a su nombre : Bella. Gracias chicas por la entrada ! 1besote ;")

Álvaro García dijo...

Para Marta:
Eduardo Verástegui = San Agustín

Para Lucía:
Me ha gustado mucho tu artículo.

¡Enhorabuena a todas por el blog!

Anónimo dijo...

Muy bueno, pero actualicen más el blog!