miércoles, 14 de enero de 2009

Baja por maternidad exprés

O eso debió de pensar Rachida Dati, que a sólo cinco días de dar a luz a su primer hijo con 43 años, se enfundó en un ajustado traje negro y se puso sus tacones para asistir a un acto celebrado en la Embajada de España en París (en la imagen) y ha vuelto a sus tareas como ministra de Justicia francesa.

Ignoro si fue motu proprio o sus superiores le han instado a ello (lenguas anabolenas aseguran que el presidente Sarkozy le presionó para su vuelta a la vida pública), pero me parece un acto que denota la incomprensión hacia la mujer madre y trabajadora.

No tengo hijos todavía, pero he visto a amigas parir y doy fe de que la recuperación no es, en ningún caso, tan rápida. Ni siquiera hablo de cumplir a rajatabla los días de baja que corresponden legalmente (16 semanas), ya que entiendo que en muchos casos los cargos públicos tienen una serie de consecuencias (recordemos el caso de Carme Chacón). En cualquier caso creo que, al principio, una madre necesita descansar y estar con su recién nacido.

Con esa vuelta prematura, a mi juicio, se pone en entredicho el permiso por maternidad que a las mujeres les corresponde por derecho y se entra en una espiral muy peligrosa de tratar de “normalizar” (o sea, quitar importancia) la recuperación port-parto. Traer un hijo al mundo es un hecho que encierra unas consecuencias, no se puede vender a la sociedad que en cinco días una se encuentra perfectamente para retomar sus obligaciones porque no es cierto. Hemorragia, cansancio, desarreglos intestinales… son sólo algunas molestias de la recuperación post parto. Y lo más importante: estar con el nuevo niño, que necesita los cuidados de su madre y mucha atención.

Me parece preocupante que a pesar de los avances en la conciliación de la vida laboral y profesional, esté mal visto por la sociedad que una mujer en un puesto directivo se tome las 16 semanas de baja por maternidad. De hecho, el 18% de las mujeres ejecutivas renuncia a esta baja. Aunque es más alarmante el dato de que el 16% de las mujeres empleadas, ejecutivas o no, abandona el trabajo por la misma razón.

El tema da para mucho más, pero me gustaría preguntaros a vosotr@s. ¿Qué pensáis? ¿Se equivocó la ministra al regresar tan rápidamente al trabajo?

Lucía

3 comentarios:

Cristina Ferre dijo...

Se equivocó, sí. Tanto tiempo luchando por la seguridad y derechos laborales, para que luego llegue esta señora y se los pase por sus napias.

Ya desde el principio todo fue muy turbio (decían que el padre era Aznar y luego se desmintió, ella negaba que estuviera embarazada...). Uf, pobre mujer, pero tendría que haber sido más responsable sobre su decisión de aparecer en público.

Cristina Marlen dijo...

Desconocía la noticia. Está claro que cada mujer responde de manera distinta tras el parto, pero desde mi experiencia no lo comparto, para mi es fundamental las primeras horas, días, semanas y meses que pasas con tu hijo, es un tiempo especial que nunca se repetirá, y que estoy segura que influye en el desarrollo del niño. Ánimo a todas las madres!

Fabiola dijo...

Opino que sí, que se equivocó. Además, para ir a una simple recepción en la embajada de España? anda que...