jueves, 22 de enero de 2009

A todos los Vicentes

En enquepensamoslasmujeres, también pensamos en los santos varones. Y hoy le toca el turno a San Vicente Mártir, patrón de la ciudad donde vivimos la mayoría de las chicas del blog (excepto Marta, que como ya os avisamos, está en Miami con Eduardo Verástegui). A lo que iba: me gustaría hablar un poco de este santo patrón nuestro, que a veces tenemos un poco olvidado.

Vicente fue un jóven diácono que sufrió martirio en Valencia en el año 304 en manos del procónsul Daciano, quien le exhortó a abjurar de su Fe. Sin embargo, Vicente asumió con valentía la defensa de sus convicciones, y por ello hoy se celebra la victoria de la Fe.

Quisiera destacar la coherencia de aquel joven, que pese al miedo que sentiría frente al dolor, no abandonó sus convicciones. Creo que en la sociedad actual es importante tener referentes, y más cuando las convicciones y los valores se venden a precio de saldo, o en el peor de los casos, se regalan como puro merchandising.

Coherencia, fortaleza, valentía, convicción, defensa de los principios, y todo ello bañado de alegría, son los ingredientes no secretos de una vida plena, la cuestión es ¿estamos dispuestos a luchar por aquello que vale la pena? Hoy por suerte, lo que costó más de una vida está “garantizado” por la Constitución Española, pero el recuerdo de aquel santo, que murió por lo que más quería, nos puede ayudar a replantearnos hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar por defender nuestros ideales.

Felicidades a los Vicentes ("Aquel que es un vencedor") ¡Y buen día de fiesta a los valencianos!

Mª Ángeles

4 comentarios:

Silvia dijo...

La verdad es que un poco de coherencia y de principios no vendría mal a esta sociedad embotada!

Felicidades a los Vicentes y a todos los valencianos.

Bea dijo...

Muy buen post para un día como éste, y un enfoque muy original!

Anónimo dijo...

Vicente fue un jóven diácono que sufrió martirio en Valencia en el año 304 en manos del procónsul Daciano, quien le exhortó a abjurar de su Fe



¿¿qué??

enquepensamoslasmujeres dijo...

Abjurar: Retractarse, renunciar alguien a una creencia o a un compromiso públicamente:

Vamos, que Daciano le obligó a que renunciara a su Fe y como Vicente le dijo que nanai, le torturó hasta matarlo.