viernes, 23 de enero de 2009

Desconocido Will Smith


Estaba por Internet buscando alguna buena película que ver en el cine y me encontré con la última de Will Smith, Siete almas. Curiosamente, llevo fijándome en el trabajo de este actor esta semana, ya que me llama la atención que, en los últimos años, trabaja en películas de cierta altura (recordemos En busca de la felicidad, Soy leyenda…), que destacan entre el barullo de estrenos que abundan hoy en día.

Esta entrevista que le hicieron para Metrópoli confirmó mis sospechas y además, me sorprendió muchísimo: detrás del actor, hay una persona que escoge responsablemente las películas en las que aparece y trabaja al máximo sus papeles. Y además, es un hombre profundamente enamorado de su mujer y con muchos valores. Os dejo aquí algunas de sus declaraciones:

“Cuando me educaron, tanto mi abuela como mi madre se mostraron siempre tremendamente firmes sobre cómo se supone que los hombres deben tratar a las mujeres. En este sentido, mi peor pesadilla es que una actriz llegue al set para actuar conmigo y crea que utilizo el trabajo como una oportunidad para aprovecharme de ella”

“Cuando se nace pobre como yo, uno nunca da nada por garantizado. A mí me impresiona mucho el miedo que siento a que Jada, mi esposa, deje de quererme algún día. Me siento motivado, también, por el temor a no resultar útil a mis hijos. Cuando concedo entrevistas, para mí es muy importante que los periodistas consigan de mí todo cuanto necesiten, porque soy plenamente consciente de que, algún día, yo también voy a necesitar alguna clase de ayuda realmente seria”

“Nunca me he visto a mí mismo como un actor particularmente dotado de talento. Creo estar, tan sólo, ligeramente por encima del promedio. Pero por lo que sí destaco es por mi compulsiva –y, a veces, ridícula– ética en el trabajo. Cuando todo el mundo ya se ha ido a dormir, yo aún sigo trabajando. La moraleja de todo ello reside en que la persona que presta la mayor atención a su empleo y estudia más que nadie es la que consigue los mayores triunfos. Yo estoy convencido de que lo que llamamos suerte, o también eso de "disfrutar de oportunidades" es lo que ocurre, precisamente, cuando la buena preparación se topa con la ocasión oportuna.


... Y sobre su familia:

Usted lleva ya casado 10 años. ¿Cuál es el secreto de un buen matrimonio?

Ser brutalmente honesto el uno con el otro. Es posible que, en ocasiones, podamos herirnos de alguna manera, pero lo afrontamos y continuamos adelante sin hacernos ni el menor reproche. Y en las situaciones en las que las cosas salen bien, tienes que poner todo tu corazón y tu alma. La gente debería hacerse una especie de planificación matrimonial. ¿Por qué creen que sus relaciones conyugales son diferentes a las de los demás? ¿Por qué estamos juntos Jada y yo? No puede ser sólo debido al sexo y a que alguno de los dos sepa cocinar. Pueden existir notables intereses mutuos, pero eso no dura 40 años. Jada y yo hemos conectado muy bien gracias al propósito de nuestra relación: enseñar y aprender cosas, continuamente, sobre lo que supone la interacción en las relaciones humanas, de tal manera que podemos diseñar y encaminar nuestras vidas hacia dicho punto.

Con bastante frecuencia, la gente de Hollywood culpa sus carreras profesionales de sus rupturas matrimoniales. ¿Qué consejo le daría a quienes sufren por ello?

Si uno trabaja 60 horas a la semana y dedica sólo 15 minutos cada fin de semana a su relación matrimonial, ésta tiene necesariamente que fracasar. Por el contrario, si dedicas poco tiempo a tu trabajo, te despiden. Así que lo más importante es hacer sentir a tu pareja que es alguien sumamente especial para ti.

¿No piensa que en Hollywood hay muchas tentaciones?

Eso, sin duda, añade algún nivel de dificultad a poder mantener, preservar y cultivar lo que tienes. Pero yo no soy de esa clase de petimetres a los que se puede engañar fácilmente. Para nada. Uno siempre debe ser consciente y aceptar que su relación matrimonial está cambiando permanentemente. Y hay mucha gente a la que sorprenden tratando de recrear situaciones que pertenecen al pasado. Por lo tanto, creo que lo más conveniente es amoldarse y continuar hacia adelante.


La película, por cierto, muy recomendable. ¡Buen fin de semana!

Lucía

2 comentarios:

Bea dijo...

Le acaban de nominar al Oscar por su papel en esta película. Además, el director es el mismo que el de En busca de la felicidad. Yo no he visto la película, pero he leído muchas críticas y tiene muy buena pinta.

La entrevista preciosa!

Anónimo dijo...

Un gran tipo, con muchas virtudes y todo lo contrario de un santurrón. Ya sabía de sus valores hace tiempo. En esta época de decadencia y hedonismo autodestructivo, es una bocanada de aire fresco.